Busca en "Carlos Crece"

domingo, mayo 27, 2012

Indigestión

Me acompañan los periódicos sobre la mesa de mi desayuno. En la portada del diario 'La Vanguardia' se puede leer: La actriz Irène Jacob, en el Festival de Jazz. Imagino el asombro que podría despertar un titular que dijera: El clarinetista Louis Sclavis, en el Festival de Cine. Conste que Jacob ocupa un lugar preferente en mi decoración doméstica con el cartel de Rojo de Kieslowski. Pero no dispongo de ninguna grabación suya en  mi discoteca de jazz.

Mírese la parte superior izquierda de la portada.

Dos páginas (la 50 y la 51) desarrollan la información (o la publicidad, quién sabe). La fotografía de Irene es la de mayor tamaño frente a las de The Soul Rebels Brass Band, Sonny Rollins, Brad Mehldau Trio y Chick Corea (ese hombre). Se anuncia el adelanto de la programación del próximo Festival de Jazz de Barcelona que tendrá lugar en otoño.

Algunos apuntes de la información firmada por Esteban Linés (crítico musical del periódico): (...) cuando adelanta algunos de los nombres propios que ya han confirmado su presencia en la cita jazzística. El primero de ellos será el saxofonista norteamericano Sonny Rollins, en la que será su única actuación en escenarios españoles del otoño. (...) ¿De qué me suena esto? ¡Ah sí! Ya lo recuerdo. El Festival de Jazz de Vitoria - Gasteiz anuncia a Sonny Rollins para este próximo mes de julio de esta forma: El legendario saxofonista Sonny Rollins será quien cierre la trigésimo sexta edición del Festival en un concierto exclusivo en España y uno de los tres únicos que dará en Europa el próximo verano. Me viene a la cabeza el octogenario Pepe Hosiasson, cuando presumía con sorna de ser el mejor pianista de blues de la cuadra en la que vivo. ¿Qué será lo siguiente? ¿Presumir de la exclusiva de tener el único concierto que Rollins ofrecerá a las nueve de la noche del 21 de julio? Ridículo.

Lo más sangrante de la información (o la publicidad, quién sabe) que publica hoy 'La Vanguardia' está reservado para el final del artículo de Linés. Según el presidente del festival barcelonés, Tito Ramoneda, el 85% del presupuesto lo representan los patrocinadores privados y un 15% instituciones públicas, y ese 15 por ciento restante, que es lo que aportan Ayuntamiento, Generalitat y Ministerio, no va a hacer peligrar la continuidad y enfoque del Festival de Jazz de Barcelona. Eso sí, se queja Ramoneda de la incertidumbre sobre la participación institucional en el presupuesto (no sabemos lo que la Generalitat aportará este año) y asocia la participación institucional (ese 15%, recordemos) a la promoción de los valores musicales locales, catalanes y españoles en el mercado internacional. Es decir, se intuye que la participación de los nacionales queda supeditada al dinero institucional. ¿No hay en ese 85% de financiación privada voluntad de apostar por la música del país? Para los foráneos, apuesta e inversión. Para los de casa, ¿beneficencia?

Ya he acabado el café y frente al ordenador me encuentro el siguiente titular en la edición digital de 'El Mundo': El Festival de Jazz de Vitoria responsabiliza al de San Sebastián de que se solapen. Este año ambas citas coinciden en su desarrollo durante tres días, ejemplo paradigmático de falta de coordinación y mala baba. ¿Cuál es el argumento que maneja Vitoria para descargarse de responsabilidades? Según su director, Alberto Ibarrondo (el delfín de Iñaki Añua, presidente), el festival siempre evita coincidir con las fiestas de San Fermín, que como más adelante informa la nota de Efe tendrán lugar entre el 6 y el 14 de julio. Que yo sepa, los sanfermines son inamovibles en sus fechas desde la noche de los tiempos. Que yo sepa, el Festival de Vitoria - Gasteiz se ha solapado con días sanfermineros desde que tengo memoria. Ibarrondo espera de San Sebastián que den su explicación sobre la coincidencia de fechas. Miguel Martín, director del festival donostiarra, asegura que se programa siempre alrededor del tercer fin de semana de julio. Replica Ibarrondo que en los últimos cinco años el Festival de San Sebastián se ha celebrado el cuarto fin de semana de julio. Y el Gobierno vasco, ¿tendrá algo que decir? Hay dinero público de por medio para captar un turismo muy específico que dejará de ir a un sitio para estar en el otro.

Volvamos a lo de los sanfermines pamploneses y el festival vitoriano y su siempre evita coincidir con las fiestas de San Fermín. Recuerden: Sanfermines, 6 al 14 de julio. Jazz Vitoria 2011: del 10 al 16 de julio (glups). Jazz Vitoria 2010: 10 al 17 de julio (glups II). Jazz Vitoria 2009: 12 al 18 de julio (glups III). Jazz Vitoria 2008: 14 al 19 de julio (pisan el taloncillo). Jazz Vitoria 2007: 15 al 21 de julio (¡Ahí tienen el siempre evita coincidir de Ibarrondo). Jazz Vitoria 2006: 8 al 15 de julio (glups IV). Jazz Vitoria 2005: 10 al 15 de julio (glups V). Jazz Vitoria 2004: 11 al 17 de julio (glups VI). Jazz Vitoria 2003: 13 al 19 de julio. (dejémoslo en microglups). Jazz Vitoria 2002: 14 al 19 de julio (de nuevo el taloncillo). Es decir, en los últimos diez años, Vitoria y Pamplona han coincidido en alguna fecha en nueve ocasiones, de las cuales seis se han solapado sustancialmente (de los cuatro días de 2004, pasando por los cinco días de 2005, 2010 y 2011 hasta los siete de 2006). Datos y hemerotecas, siempre tan reveladores.

© Carlos Pérez Cruz

5 comentarios:

jesus dijo...

querido carlos, que mal te ha tenido que caer esa tostada con mantequilla y mermelada de arandanos. seguro que incluso ha debido caersete por el lado del pan, contra toda logica. vale que no cuides tus amistades, pero las lecturas!!!!!!!!!!!!!

Gatopardo dijo...

No obstante y aunque a algunos les pese, ¡VIVA EL JAZZ!.....

Ferran Esteve dijo...

Bueno, en el fondo, el director no miente. Él dice que "evitan", pero claro, lo que no puede no puede ser, y además es imposible. Ya lo decía Samaranch: lo importante es participar, en este caso del esfuerzo por no solaparse

Carlos Pérez Cruz dijo...

Jesús, ¡como coño sabes de qué iba mi tostada!

Gatopardo, que viva y, sobre todo, los que lo vivamos tengamos salud.

Ferran, es lo que tuvo Evita, ese mito.

Jorge dijo...

Comparto fascinación por el perfil de la Jacob en el cartel de rojo y añado su rostro bajo la lluvia en una escena de "La doble vida de Verónica". La supremacia de Jacob en la publicidad del festival (y anticipo mi ignorancia en lo que a talento musical se refiere) me recuerda a aquellas conferencias sobre ilustración y literatura infantil y álbum ilustrado (géneros a los que soy afín) en el que el invitado estrella era... Jordi Lavanda.

Sobran los comentarios.

Sobre el resto, no me sorprende nada. Solapar, pelear, discrepar... y luego se dice que se construye cultura.

¡Un 15% para lo de casa.! Déu n'hi dó. Y "La vanguardia" suele publicitar, más que informar.

Free counter and web stats