Busca en "Carlos Crece"

martes, noviembre 04, 2014

Dos días, una noche.


La crisis (estafa) era esto: destrucción del tejido social, vidas al límite por la supervivencia, competitividad extrema para lograrla, quiebra del concepto y unidad de la clase obrera, lucha infame por las migajas, pérdida (o descubrimiento de la falta) de ética, miedos atávicos, dignidad en el alambre, individualismo atroz, violencia doméstica... Una sociedad situada al borde del precipicio en tiempos de salarios miserables.

Gran película de los hermanos Dardenne en la que Sandra (Marion Cotillard) tiene un fin de semana para convencer a sus compañeros de trabajo para que acepten renunciar a una prima anual de 1000 €, de forma que ella pueda mantener su puesto de trabajo. Lejos de maniqueísmos, lejos del simplismo hollywoodiense de buenos y malos, de blancos y negros, de la heroína injustamente castigada frente a los malvados y egoístas compañeros incapaces de renunciar a 1000 miserables euros anuales, la película es una mirada limpia a una situación que es la de muchos hoy en esta estafa de la austeridad, la productividad y la competitividad. Junto a la Hermosa juventud de Jaime Rosales, el cine que mejor retrata las consecuencias del tiempo presente.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Este viernes voy a verla pete quien pete. Nos quedamos sin cine en Igualada, pero una asociación de vez en cuando nos trae joyitas. Y esta es una que necesito por salud moral y física.

Carlos Pérez Cruz dijo...

Querido, no te va a defraudar, estoy seguro. Me ha gustado lo de "salud moral". El otro día le comentaba a un amigo que teníamos que hablar más de la belleza... Me invitó, claro, a marchar del país.

Free counter and web stats