Busca en "Carlos Crece"

viernes, enero 31, 2014

La (fabulosa) cuesta (abajo) de enero en 'Club de Jazz'


Enero cuesta, siempre ha costado, pero ya está finiquitado. Sin darse ni cuenta, le hemos restado un mes al 2014 y le hemos recortado otro al invierno, en espera de la añorada primavera. Claro que todo esto es cuestión de hemisferios. Este mes, nuestro querido Alberto Varela ha disfrutado de su descanso veraniego en festivales como el de Punta del Este (Uruguay), del que pronto nos dará buena cuenta en el programa en su Jazz Porteño.

Cuesta el mes, cuesta trabajo salir adelante, pero vuelan los programas. De ahí esta nota que pretende recopilar el trabajo hecho en Club de Jazz durante estas cinco primeras semanas del año para darles nueva vida y encontrar oyentes despistados o con ganas de repetir. Porque enero ha sido un mes fabuloso en el programa, un mes especialmente pianístico. 

Dedicamos el primer programa del año a Agustí Fernández. Dos horas en las que recorrimos su extraordinaria cosecha de grabaciones en 2013, que le hicieron ser considerado por algunos, entre quienes me incluyo, músico del año 2013. Exigente consigo mismo y con el oyente, la música de Agustí alcanza cotas expresivas que requieren máxima concentración para su pleno disfrute. Quizá un reto excesivo para quienes el día 1 estaban de resaca ("casi me estalla la cabeza con la resaca", me confesaba un oyente ilustre), el programa queda como guinda a un año excepcional que el propio Agustí amenaza con superar.


El segundo programa del año nos sirvió de aperitivo para lo que vendría después. Empezamos a dejarnos bañar por la fertilidad creativa del pianista Marco Mezquida y le echamos un oído a la música de un pianista ya consolidado, Abe Rábade. Por otro lado descubrimos que Berlín tiene banda sonora, la que le procura el saxofonista Max von Mosch junto a su orquesta. Y es que lugares y paisajes inspiran, como los Pirineos a Arnau Obiols en un proyecto que nos pinchó Jesús Moreno. Entonces Alberto Varela hacía la maleta antes de partir a Uruguay y Anxo recordaba a un maestro de la percusión argentina, Ramiro Musotto.



Pronto nos ha convocado Huesca esta temporada. En el tercer programa del mes, tuvimos la suerte de escuchar en exclusiva el concierto que ofreció allí el ¡ZAS! Trío. Viejos conocidos del programa, el contrabajista Baldo Martínez, el saxofonista Marcelo Peralta y el baterista Carlos González, 'Sir Charles', conversaron distendidamente a partir de una entrevista inspirada en los títulos de su música. Por su parte, Jesús Moreno seleccionó la reciente publicación discográfica de Joëlle Leandre y Daunik Lazro, testimonio de esos brotes luminosos que inspira y permite la libre improvisación; Anxo dio muestra de la canción de Roger Sincero y Luis Díaz García se acogió a un clásico indiscutible, Bill Evans.



Algo está pasando en Barcelona y uno de sus responsables es un joven pianista menorquín. Después del aperitivo servido semanas atrás en el programa, el cuarto Club de Jazz de enero nos sirvió la conversación sosegada y la música del veinteañero Marco Mezquida. Su disco de piano solo, La hora fértil, fue la excusa que nos permitió descubrir que lo que parecía lo es. Lo refrendaron las palabras de dos de quienes han sido profesores suyos: el pianista Agustí Fernández y el organista Juan de la Rubia. Después, Jesús Moreno encontró vivo el espíritu de Roland Kirk en la música de los franceses Olivier Temime y The Volunteered Slaves, mientras Anxo rendía tributo español a The Kinks y Luis Díaz García encendía el puro de esta bestia de las noches de Harlem que fue Willie 'The Lion' Smith.



Como cima de la cuesta del mes, el último programa recoge el magistral pianismo de la estadounidense Myra Melford en Life carries me this way, con el que recorre al piano parte de la obra pictórica de su difunto amigo Don Reich. En voz y letra de René Marie descubrimos el despertar de su sensualidad que propició Eartha Kitt, la Catwoman de la serie de televisión Batman. Siempre malas noticias, pero propicias para desempolvar viejas grabaciones, Jesús Moreno recordó a uno de los músicos más crudos de la improvisación, el saxofonista Arthur Doyle, que falleció el pasado día 25. Sinsabores que siempre compensa una voz como la de la cubana Osdalgia, presentada por Anxo y que remató Luis Díaz García con las intrincadas composiciones del maestro Lennie Tristano.



Y en febrero, más. Entre otras cosas, soplaremos la tarta de un nuevo cumpleaños de Club de Jazz. Trece en la tarta. ¿Hacemos fiesta?

2 comentarios:

La Cueva Boreal dijo...

Hacer una fiesta no lo sé, pero es posible que nos veamos este mes, a más tardar el próximo. ¿no?
Un saludo y felicidades compañero!!
-Pedro Mari-
.

Carlos Pérez Cruz dijo...

Gracias Pedro Mari. Este mes complicado, pero del siguiente no falla. ¡Te eché de menos con el ¡ZAS! Trío!. Abrazos, Carlos.

Free counter and web stats